Los recursos están en todas partes, entonces, ¿por dónde comienzan las familias?

Acompañamiento a familias

Escrito por

Los recursos están en todas partes, entonces, ¿por dónde comienzan las familias?

Cinco consejos para ayudar a los padres a navegar el aprendizaje en el hogar durante COVID-19

Sin advertencia o capacitación, millones de padres ahora están guiando a sus hijos a través de su educación diaria durante la cuarentena. Aislados en nuestros hogares, clasificamos las hojas de trabajo digitalizadas y los formularios de Google, seleccionamos videos de Youtube y llevamos a nuestros hijos en conferencias de Zoom sobre temas que apenas recordamos de nuestros días escolares.

Organizaciones sin fines de lucro, compañías educativas e incluso artistas individuales están aquí para nosotros: Los niños están dibujando con Mo Willems, leyendo con Levar Burton e incluso escuchando a Patrick Stewart leer los sonetos de Shakespeare a través de Twitter todos los días. Los padres que tienen la suerte de tener una conexión wifi sólida probablemente estén agradecidos, pero también un poco inseguros de cómo manejar esta repentina avalancha de recursos.

“Como alguien que trabaja en el tema de la innovación educativa y observa el papel de la tecnología en ella, estoy abrumada”, dice Rebecca Winthrop, codirectora del Centro para la Educación Universal de la Brookings Institution. “Solo puedo imaginar que para las personas que no están en el sector educativo, es súper abrumador“.

Más allá de elegir los recursos adecuados, podemos preocuparnos de que nuestros hijos parecen estar recibiendo muy pocas tareas, o tal vez demasiadas. A medida que hacemos malabares con todos los otros desafíos relacionados con COVID-19, ¿cómo podemos clasificar mejor todas estas opciones para ayudar a nuestros alumnos?

(Le puede interesar: Retos y desafíos para los agentes de la escuela en tiempos de COVID-19)

Con una avalancha de recursos disponibles para ayudar a las familias a educar en casa durante COVID-19, ¿a dónde deberían recurrir primero?

Concéntrese en las habilidades clave con la ayuda de fuentes confiables

Windy Lopez-Aflitto, vicepresidente de contenido y asociaciones de Learning Heroes, dice que los padres no deben preocuparse por tratar de enseñar el plan de estudios completo de sus hijos. En cambio, dice, enfóquese en sus habilidades básicas de matemáticas y lectura.

Para los estudiantes de K-8, dice, la comprobación de preparación de Learning Heroes puede confirmar las habilidades de nivel de grado. El servicio gratuito, disponible en inglés y español, evaluará las habilidades de un niño y sugerirá cualquier apoyo de aprendizaje adicional que sea necesario. Luego lo guía a fuentes confiables, incluyendo IXL y Khan Academy.

“Aunque este es un momento tan estresante para los padres y los maestros”, dice López-Aflitto, “también es una oportunidad para ponerse al día“. Los padres pueden usar el Control de preparación “para ver cómo está su hijo”, dice ella, “y compartir esa información con el maestro de su hijo”.

Para estudiantes de cualquier edad, Khan Academy puede complementar el aprendizaje en casi cualquier materia.

“Tienen horarios diarios para niños de 2 a 18 años”, dice el Dr. Bart Rocco, quien se desempeñó como superintendente del Distrito Escolar Elizabeth Forward y actualmente es miembro de la Fundación Grable. “Los padres tienen que registrarse”, dice, pero luego recibirán acceso gratuito a cursos adaptados a las necesidades de sus hijos en matemáticas, ciencias, historia, inglés y más.

Otro gran recurso: La escuela abierta de Common Sense Media. Han organizado ofertas de las principales empresas educativas y organizaciones sin fines de lucro para proporcionar “todo lo que hay, desde ‘Aquí está cómo crear un programa para su hijo’ hasta ‘Aquí hay algunas aplicaciones de aprendizaje socio-emocional'”, dice Winthrop.

Cree una rutina básica

Para mantener una sensación de coherencia, cree una rutina con su hijo que comparta algunos componentes con su día escolar tradicional, dice Lopez-Aflitto. En su propia casa, escribió un horario inicial con bloques de tiempo en la mañana para matemáticas y lectura, además de descansos durante el día.

“Concéntrese en el horario de la mañana”, aconseja López-Aflitto, “cuando los niños están más alertas”.

Su hija de 5 años ha asumido el trabajo de escribir un horario para cada día, lo que le da un sentido de propiedad, y está usando el mismo término que escucha en la escuela. “Cuando tenemos nuestro tiempo de descanso”, dice López-Aflitto, “lo llamamos recreo”.

Tómese el tiempo para enseñar seguridad en internet

Con muchos estudiantes que pasan sus días en línea, “este es un buen momento para hablar sobre seguridad en Internet“, dice el Dr. Bille Pearce Rondinelli, miembro de la Fundación Grable y ex superintendente asistente del Distrito Escolar de Pine-Richland y superintendente asociado del Distrito Escolar del Área Shaler.

El Dr. Rondinelli y el Dr. Rocco señalan que los estudiantes deben obtener un permiso de aprendizaje y pasar horas entrenando para conducir un automóvil. Promovieron un enfoque similar al uso de internet en los distritos donde han trabajado. Para ayudar con eso, “Common Sense Media tiene un marco de actividad muy sólido sobre cómo los niños pueden administrar los sitios y cómo pueden asegurarse de que no sean inválidos o incorrectos”, dice el Dr. Rocco.

Junto con la navegación segura, asegúrese de recordarles a los estudiantes que se alejen de los dispositivos digitales durante una parte de cada día. Mover sus cuerpos en el mundo real y hacer ejercicio regularmente también es importante, dice Winthrop.

Ayude a los niños a explorar un interés específico.

Especialmente si los niños pasan menos horas en la escuela y la tarea, ayúdelos a buscar un área de interés: “Pregúntales a los niños”, dice Winthrop. “¿Qué pasión quieren explorar? ¿Qué habilidad quieren desarrollar?

Los niños que aman cocinar u hornear pueden buscar recetas y clases gratuitas en línea, mientras que los niños que aman la tecnología pueden explorar MIT Scratch o code.org.

Los padres también pueden planificar una “excursión virtual” a un museo o una ciudad que a sus alumnos les encantaría visitar algún día, dice Rondinelli. Cualquiera que sea su interés, dice, “este es un momento maravilloso para que los estudiantes puedan llevar algo que saben a un nivel diferente”.

Los estudiantes también pueden usar un pasatiempo o área de interés para mantenerse conectados con amigos. Los niños pueden perseguir un interés juntos, como construir una ciudad en Minecraft. Y el tiempo que un estudiante pasa colaborando con un amigo también puede darles a sus padres la oportunidad de hacer su propio trabajo desde casa o asumir otras responsabilidades.

Confíe en que su Institución se adaptará

Las escuelas han tenido que cambiar increíblemente rápido al aprendizaje en línea u otras formas de aprendizaje a distancia, dice Winthrop. Gran parte de lo que están proporcionando en este momento “puede no ser realmente lo mejor del aprendizaje en línea”.

“No es tan fácil transferir fabulosas habilidades de enseñanza en un aula en vivo a en línea”, dice Winthrop, pero las escuelas están trabajando duro para adaptarse y desarrollar sus habilidades. Por lo tanto, los padres pueden asumir que la educación a distancia mejorará en las próximas semanas.

En el camino, confía en ti mismo: Esta nueva experiencia será más familiar y más manejable. Incluso si no parecen ocupados en este momento, los estudiantes pueden estar desarrollando nuevas habilidades, nueva curiosidad e incluso una nueva apreciación por el aprendizaje en el aula.

“Está bien, como padres, dejar que nuestros hijos tengan algo de espacio y tiempo. Deja que se aburran un poco ”, dice Winthrop. “Ahí es cuando los niños se vuelven súper creativos”.

Contenido publicado originalmente en el blog Remake Learning bajo la licencia Creative Commons.

Traducido por Daniela Saavedra Rodriguez.

Artículo tomado de Palabra Maestra

× ¿Cómo puedo ayudarte?