Motivar a estudiantes en la distancia: escuelas bajo el coronavirus‌

Competencias socioemocionales, Docentes y directivos docentes

¿Cómo motivar a los estudiantes en el nuevo formato de educación virtual?

“Hemos hecho paquetes de trabajo para que los estudiantes se los lleven a casa… los estudiantes no los van a usar”.

¿Cómo podemos asegurarnos de que los estudiantes sigan aprendiendo cuando las escuelas están cerradas?

Imprimimos trabajo, preparamos tareas en línea y planificamos video llamadas. Pero la cita inicial de un maestro con el que hablé este fin de semana, ejemplifica una preocupación obvia:

  • Planificamos lecciones en línea y los estudiantes no asisten
  • Establecemos tareas y los estudiantes no las completan
  • Intentamos que los estudiantes sigan aprendiendo, pero no ven el valor

Parece probable que esto amplíe la brecha de logros: los estudiantes que necesitan más apoyo y, si no lo tienen en casa, tendrán más dificultades cuando las escuelas estén cerradas. Entonces, ¿cómo podemos alentar a los estudiantes, especialmente a los más necesitados, a seguir aprendiendo?

Esta publicación sugiere simples empujones para aumentar las posibilidades de que los estudiantes participen y perseveren con las tareas de aprendizaje distantes que hemos preparado. He resumido un principio psicológico al comienzo de cada párrafo con enlaces, si desea obtener más información, y describí cómo podemos aplicarlo. No todos los principios se aplicarán en todas las escuelas, depende de la edad de los estudiantes y de las tareas que haya preparado, pero espero que algunos resulten útiles.

(Vea también: La filosofía de la enseñanza en línea)

1) Priorizar objetivos fundamentales: convertirlos en hábitos

Principio: Cualquier cambio requiere una gran cantidad de energía y atención: debemos priorizar los desafíos más fundamentales y desarrollar hábitos que los aborden. Implicaciones: Inicialmente solo importan dos cosas: I) ¿Los estudiantes están asistiendo? y II) ¿Están completando las tareas asignadas? Entonces, los dos hábitos a desarrollar son que cada estudiante:

I)               Asista a todas las lecciones en línea (si la salud lo permite)
II)             Complete tareas  (especificas) independientes diariamente / semanalmente

Estos hábitos determinan las bases del éxito: si los estudiantes hacen ambas cosas, a medida que mejoramos la enseñanza y el aprendizaje a distancia, se beneficiarán cada vez más. Sin estos hábitos, nuestros esfuerzos se desperdiciarán. Priorizar también nos libera a preocuparnos menos por otras cosas: hacer que la mayoría de los estudiantes asistan y respondan es más importante inicialmente que la calidad de las lecciones, tareas y comentarios.

2) Mostrar a los estudiantes el valor de la participación

Principio: La gente responde a la forma en que se enmarca una situación, no solo a la situación en sí: las personas están más preocupadas por perder lo que ya tienen que por ganar algo nuevo.

Implicación: El cuadro determinante es “No te pierdas No pierdas a tus amigos. No te pierdas la escuela.” Casi todos los estudiantes disfrutan algo de la escuela, ya sea aprendizaje, actividades o ver amigos. Puede que estén entusiasmados con el cierre inicialmente, pero se van a sentir realmente aburridos. Y solitario. Y perdidos. Las lecciones / foros en línea son una oportunidad para hablar con sus amigos y dar sentido a los eventos. Además del aprendizaje, podemos dejar espacio para que los estudiantes discutan, compartan experiencias y se quejen de estar atrapados en casa; podemos considerar el tiempo de tutor en línea o asambleas. Lo que es más importante, podemos transmitir a los estudiantes que la comunidad escolar aún existe y que al asistir no se pierden de ser parte de ella.

Principio: las personas están fuertemente influenciadas por (percibidas) normas sociales: el comportamiento que se espera y el comportamiento que ven a su alrededor; por ejemplo, son más propensos a tirar basura si ven a otros tirar basura.

Implicación: Primero podemos enfatizar el comportamiento esperado: “La escuela todavía está abierta, todavía esperamos asistencia completa”. En segundo lugar, podemos destacar el comportamiento predominante, siempre que sea positivo: “La semana pasada, el 90% de ustedes presentaron sus tareas”. Tercero, podemos crear una presión positiva de los compañeros: cuando comienza una sesión en línea, podemos destacar cuántos estudiantes están presentes (no quién falta). O podríamos reforzar esa presión invitando a los estudiantes a enviar mensajes de texto a sus compañeros ausentes. También podemos enfatizar las normas sociales con los padres (especialmente si estamos trabajando con alumnos más jóvenes): podríamos invitarlos a compartir fotos de sus hijos trabajando en tareas particulares (por ejemplo, en grupos de Facebook de la escuela / clase) para mostrarles a todos los padres que la norma es esta.

3) Planifique cuándo y cómo

Principio: Es más probable que las personas actúen si planean cuándo hacen las cosas y escogen el mejor momento para actuar; por ejemplo, es más probable que las personas busquen consejos de dieta al comienzo del año, mes y semana.

Implicaciones: Los días se harán largos, vacíos y des-estructurados para los estudiantes: sabemos que lucharán con esto. Podemos establecer horarios realmente claros para lo que va a suceder y cuándo. Esto se aplica tanto para la enseñanza en línea como para el trabajo independiente de los estudiantes: podemos darles a los estudiantes horarios o guiarlos para crearlos. Sara Hjelm compartió el ejemplo de la Escuela Schillerska en Gotemburgo: si tienes una clase de matemáticas a las 9 de la mañana, entonces debes hacer las matemáticas; las actividades estarán listas a las 5 p.m. del día anterior (enlace, en sueco). Podemos reforzar esto con plazos claros: “las tareas deben entregarse antes de las 5 p. m. Del viernes” y al involucrar a los padres: podríamos pedirles a los estudiantes que nos envíen la tarea por correo electrónico, copiando en sus padres, por ejemplo.

4) Hacerlo fácil

Principio: Haga que el primer paso para dar sea el más fácil, haciéndolo pequeño, concreto o algo que los estudiantes ya hayan hecho.

Implicaciones: Primero, podemos elegir las plataformas tecnológicas más simples (discutido aquí): correo electrónico, Facebook, mensajes de texto si nos preocupa el acceso a internet de los padres. Hacemos que sea más fácil para nosotros, padres y estudiantes cuando usamos tecnología familiar. Esto también garantiza el acceso para cualquier estudiante (padre) con un teléfono inteligente, no solo aquellos con computadoras portátiles e internet. En segundo lugar, podemos construir en redundancia. En el programa que lidero, envío el mensaje semanal por correo electrónico y Slack, y los participantes responden por cualquiera de los dos. Esto me lleva unos sesenta segundos más y significa que las personas pueden usar la forma de comunicación que prefieran.

Principio: Las personas tienden a seguir el incumplimiento a menos que tengan una muy buena razón para no hacerlo: los ahorros de pensiones aumentaron del 16% al 63% entre los trabajadores de veinte años cuando el incumplimiento cambió. Algunos valores predeterminados posibles para garantizar que los estudiantes aprovechen al máximo su tiempo en casa:

  • Siéntese para estudiar como si se sentara a una lección: teléfono apagado, escritorio despejado, sin distracciones
  • Las lecciones en línea comienzan rápidamente: los estudiantes tienen lápiz y papel listos, micrófonos apagados, cámaras prendidas / apagadas (dependiendo de si prefieres ver si asisten / evitar distracciones)
  • Todos los estudiantes responden a las tareas formativas con prontitud.
  • Las tareas se completan a tiempo: los estudiantes (y tal vez los padres) reciben un correo electrónico si las tareas no se completan

Si establecemos esto desde el principio y lo reforzamos, aclaramos las expectativas y hacemos que seguirlas sea más fácil para nosotros y para los estudiantes.

5) Hacerlo un hábito

Principio: Lograr pequeñas victorias crea una sensación de progreso y éxito.

Implicación: Las personas sienten que las cosas funcionan cuando las ven trabajar;  cuando logran pequeñas victorias. En nuestras primeras lecciones y tareas podemos enfocarnos en asegurar que los estudiantes logren pequeños éxitos. Podemos establecer tareas simples, bien dentro de las zonas de comodidad de los estudiantes (y las nuestras) para mostrarles que pueden tener éxito a distancia y que los nuevos enfoques funcionarán para ellos. Podemos continuar destacando sus éxitos cada vez que hacemos que una lección en línea funcione y cada vez que tienen éxito en algo nuevo.

Principio: Es difícil formar hábitos: ellos pueden necesitar ser relanzados.

De igual forma, va a ser difícil. Enfrentaremos problemas: problemas tecnológicos, problemas de asistencia, problemas de esfuerzo. Podemos seguir relanzando hasta que funcione: cada semana, cada lección es una oportunidad para comenzar de nuevo, para resaltar el progreso de los intentos anteriores y refinar lo que no funcionó, hasta que formemos las rutinas que funcionarán.

(Le podría interesar: El auge de la educación virtual en Colombia: Desafíos y nuevos horizontes)

Conclusiones

  1. Este es un gran desafío… pero también es un desafío muy familiar. En cada lección persuadimos, animamos y apoyamos a los estudiantes para que trabajen, aprendan y contribuyan. Las estrategias y técnicas que han funcionado para usted en el pasado volverán a funcionar.
  2. ¿Por qué molestarse? ¿Realmente importa, con los exámenes cancelados, las escuelas cerradas, la vida en espera? El aprendizaje a distancia puede permitir a los estudiantes seguir aprendiendo y puede ser una fuente de estabilidad, normalidad y significado. Los estudiantes pueden estar atrapados en casa por edades, preocupados, solitarios y perdidos. El aprendizaje a distancia puede ayudarlos a comprender lo que está sucediendo y puede ampliar sus horizontes más allá de las cuatro paredes en las que están atrapados.
  3. Muchos de estos principios se aplicarán también a nuestros colegas. Una apariencia de normalidad y la sala de profesores en línea son cruciales.

Lista de comprobación

Involucre a los estudiantes en el aprendizaje a distancia mediante:

  • La aclaración de los hábitos que deben seguir
  • Animándolos a que no se ‘pierdan’ de ver amigos
  • Enfatizar lo que esperamos y lo que se está logrando.
  • Ayudándoles a planificar qué hacer y cuándo hacerlo
  • Simplificando todo
  • Crear y resaltar pequeñas ganancias para mostrar a los estudiantes que funciona
  • Relanzar hábitos cuando los estudiantes presenten dificultades

Esta publicación aplica muchas de las ideas clave de la guía que estoy escribiendo para influir en el comportamiento de los estudiantes: obtenga más información aquí.

He compartido mi experiencia diseñando el aprendizaje a distancia y sus implicaciones para la enseñanza ahora.

Contenido publicado originalmente en el blog Improving Teaching bajo la licencia Creative Commons.

Traducido por: Daniela Saavedra

Artículo tomado de Palabra Maestra

× ¿Cómo puedo ayudarte?