Si hay algo que desde Traso hemos valorado incansablemente es el esfuerzo, la vocación y el servicio que prestan los maestros. Ellos han sido fieles aliados en el deseo de contar con una educación de calidad, con pertinencia y que potencie el ser tanto como el saber, el hacer y el convivir. Nuestra labor en las instituciones educativas de Cartagena, Bolívar y muchas regiones de Colombia, se ha desarrollado de la mano de los maestros, quienes nos han permitido aprender de ellos, acompañarlos y fortalecer competencias para un mejor ejercicio de su labor.

Sin embargo, este camino no ha sido solo de entrega de conocimientos o facilitar herramientas, ellos le han dejado a nuestra organización una experiencia invaluable, y han hecho crecer nuestra misión, y con ellos hemos construido en numerosos espacios de intercambio de experiencias, una visión colectiva de lo que anhelamos sea la educación en nuestra ciudad.

Hoy, el COVID-19 nos sacó a todos del aparente estado de confort, y nos obliga a pensar distinto, a hacer las cosas de formas diferentes. Sin duda creería, que nadie como los maestros han asumido y sentido esta gran responsabilidad. El contexto de la educación cambió y ha sido gracias a ellos, a su talante y valentía que hoy la formación no se ha detenido, a pesar de las precariedades que puedan estar afrontando los niños y niñas de las instituciones educativas públicas, por ejemplo.

Manejar herramientas tecnológicas y desarrollar su labor con absoluta creatividad, motivar a los estudiantes a no desanimarse, y hacerlo desde casa con todo lo que ello implica, no debe ser nada fácil. Por eso, hoy queremos decirles que es gracias a ustedes, a su compromiso y pasión que el motor de la educación sigue impulsando el país.

El año 2020 nos ha obligado a ser flexibles, desde todos los niveles y estamentos de la sociedad. Desde el Gobierno Nacional y el Ministerio de Educación se han expedido decretos que permitan que el calendario escolar se adapte y el servicio educativo pueda continuar y se logren los objetivos de aprendizaje establecidos; directrices que desde el orden territorial se han acogido y que es gracias al apoyo de la comunidad educativa que se podrán dinamizar y hacer realidad.

El esfuerzo es de todos, maestros, directivos docentes, estudiantes y padres de familia, todos hemos asumido este nuevo contexto, que implica no solo retos económicos y de infraestructura tecnológica, sino que demanda el debido acompañamiento emocional a nuestros niños y niñas para que no desfallezcan ante las vicisitudes que estos tiempos nos han impuesto.

Maestros, durante 44 años hemos orientado nuestras acciones en la búsqueda de un desarrollo sostenible del territorio, y como organización hemos priorizado la educación como aquella llave que abre puertas a oportunidades reales. Como Fundación Mamonal construimos lazos sólidos que han permitido que valiosos procesos se gesten al interior de las escuelas de Cartagena y Bolívar, y otros rincones del país. Como Traso reafirmamos ese compromiso de llevar la bandera de la educación en alto, y trabajando día a día para que a través de ella superemos la pobreza extrema que ahoga nuestra ciudad.

Gracias, maestros por ser nuestros aliados y por confiar en nosotros. Gracias a todos los maestros que a lo largo de estos 44 años de historia han tocado nuestras vidas y han hecho crecer nuestra organización.