De acuerdo con lo planteado por Moreno (2010), un proceso de formación a docentes debe caracterizarse por la coherencia entre la teoría y la sencillez con que el docente implementa lo aprendido, en su enseñanza en el día a día. En concordancia con esto, el componente de Formación de Docentes para la Transformación de las Prácticas Pedagógicas tiene como meta el cumplimiento de cuatro objetivos fundamentales:

1. Generar capacidades en los docentes, de manera tal que puedan atender la diversidad de aprendices en el aula.
2. Apoyar de manera particular, más no especial, ni exclusiva, a los docentes que tienen en sus aulas estudiantes con alguna discapacidad, como lo plantea la Ley 115 y 361, pero desde una perspectiva conceptual diferenciada, bajo un enfoque de capacidades (Moreno, 2010).
3. Capacitar colectivos de directivos y docentes en el marco de un trabajo formativo institucional que pueda apoyar el currículo desde dos orientaciones fundamentales: a) la eliminación de todo tipo de barreras que impidan el aprendizaje; y b) el incremento de oportunidades de aprendizaje.
4. Articular políticas, culturas y prácticas para el fortalecimiento institucional y el desarrollo de una educación inclusiva y de calidad. Para dar cumplimiento a estos cuatro objetivos, la propuesta de formación que se hace desde la Fundación cuenta con unas premisas y referentes
conceptuales que se constituyen en el sello de cada proceso y en la base para la implementación de los mismos.

Encuentra más recursos para promover la inclusión y equidad en la educación, visitando el Centro de Recursos de Maestros por la Inclusión

× ¿Cómo puedo ayudarte?